Magui

Porque un lugar puede llegar a ser tu lugar en el mundo… pues en lo personal tiene que combinar varias cosas, naturaleza, cómodos ambientes, comida reconfortante y una energía donde yo conecte. Este es uno de esos lugares, queda en La Cumbre, Cordoba, Argentina.

En cada visita a Argentina, trato de ir a pasar unos días ahí, para hacer recarga de energías y visitar amigos.

Muchas cosas maravillosas me ha ofrecido este lugar y Magui es una de ella. Nuestra conexión desde el primer momento fue muy especial.  Creo que no hay nada mas hermoso que ver a alguien por la primera vez y sentir que ya la conoces, sentir que es familia sin saber casi nada de su vida. Ella es de esas personas que aparecen en tu vida y inmediatamente producen un sentimiento que solo con el corazón se pueden entender.

“I think some souls have a way of connecting without our knowledge. That’s why you can meet someone for the first time, but inside you just know it’s not the first time you’ve felt them. -Unknown” 


Reencuentros

Una de las cosas mas lindas de volver de visita a nuestro pais natal, es encontrar viejos amigos, amigos que hace años no ves pero con los cuales en el pasado hubo mucha complicidad.

Este es el caso de mi amiga Pao, 15 años sin vernos. Ella compartió conmigo toda la preparación de aventura que fué un dia venirme a vivir aquí, ella sabe bien cuanto yo anhelaba irme para vivir nuevas experiencias en otro pais.

Ella era mi compañera de risas y de penas y cuando menos te lo esperabas siempre tenia alguna palabra o poema para hacerte reír o emocionar.

Un tiempo pasó desde esa época… pero su esencia sigue siendo siempre la misma y esa chispa que viene en sus genes sigue intacta. 

Hoy es su cumpleaños así que como regalito para ella van estas imágenes que hicimos la tarde que nos reencontramos.


Ischilin, Cordoba

Uno de los pueblos mas bonitos del norte cordobés. Ischilin es una cuidad en la provincia de Cordoba, Argentina que cuenta con pocos habitantes, es muy tranquila y se caracteriza principalmente por sus cabritos y sus mandarinas.

No hay mucho movimiento, ni comercios y creo que eso hace al encanto de esta cuidad. Tiene pintorescas fachadas y muchos arboles frutales, o sea la perfecta excusa para que yo me sienta atraída a visitarla.

Y así fue que un domingo invernal decidimos arrancar viaje e ir con Camille. Llegamos después del almuerzo sin tener en cuenta que en estas ciudades, todos pero todos! duermen la siesta y por ende no había un alma en sus calles, la cuidad estaba desértica.

El centro como en todas las pequeñas ciudades queda donde esta la plaza. Las construcciones son antiguas, sus veredas de asfalto y sus arboles frutales decoran toda la cuidad.

Y como el objetivo del viaje era ver esos maravillosos arboles en todo su esplendor, nos fuimos a visitar una plantación de mandarinas. Un lugar precioso, con una la luz dorada que bañaba todos esos arboles, con senderos, cítricos y animales. Estos son los paseos donde uno vuelve con el alma contenta, pensando y soñando porque no, tener algún dia una tierra con muchos arboles como estos. 

Using Format